jueves, 27 de octubre de 2011

La caída de la estatua de bronce.



La caída de la estatua de bronce.
Víctor A Yerena González.

Rocío en la playa del norte, Eduardo Naranjo
El mar, sin piedad, lo ha derrotado. Está vencido. Acostado en la playa, con los ojos bien abiertos parece mirar las estrellas en el vasto cielo a pesar del sol incandescente del medio día. Ya no le importan las mordeduras de los cangrejos, ya no le importa que los gallinazos se alimenten de sus globos oculares. Sí, lleva tres días así, cansado, inmóvil, perdido, olvidado y… ya comienza a heder.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, esto algo del género llamado minificción, personalmente pienso (te habla el autor de texto) que en la minificción no hay mucha muestra de talento, es más un interés por mostrar una idea, una imagen. Pienso que el talento es inherente al esfuerzo, el talento es el resultado de un esfuerzo, y se muestra más en un cuento relativamente extenso o en una novela o en un caso más extremo en un poema. Gracias por tu comentario.

      Eliminar