martes, 31 de enero de 2012

Cinéfagos Programa II: El espíritu de la navidad en el cine


La época de navidad siempre va a estar cargada de las emociones pasadas. De lo que hicimos y de lo que añoramos hacer. En este programa de Cinéfagos, el Grupo Cultural Cinco Pesos hace un análisis de cómo el cine representa el espíritu de la navidad. La editorial que lees, escrita por Roberto Almanza, recoge desde una visión muy íntima lo que sentimos cuando llega la mejor época del año.

Están sonando los violonchelos, los contrabajos y la pirotecnia, veo venir a mi madre con una caja enorme en sus brazos. No me resisto y me abalanzo sobre ella, lo tengo: es mi regalo prometido, la cosa por la cual tuve que ganar el año,  hacer el aseo los sábados y jurar solemnemente no tirarle triquitraques  a la señora que me robaba los balones con los que jugaba futbol.

Debo hacer una confesión pública: quisiera volver a ser niño para reventar una centena de petardos a mis vecinos que nunca entendieron el significado de la navidad, mucho menos de ser niño.

Ahora no se puede, naturalmente. Pero el tiempo me ha otorgado la posibilidad de revivir a través de las imágenes cinematográficas las diabluras y las nostalgias que quise hacer y sentir cuando niño. Hablo señores, de las películas navideñas, esas que hoy invaden nuestro corazón con la más pura de las melancolías provocadas por el tiempo que se diluye. Las mismas que inflaron nuestro ego de superniños con una que otra travesura. Esas que me hicieron soñar con la familia perfecta y feliz que se reúne a despedir una parte de la vida.

Son las mismas películas que rememoran la infancia sin arrepentimientos. Aunque fueron ellas las que también nos engañaron: nos hicieron creer que existía Papá Noel y que bastaba con escribirle una carta al niño Dios para obtener los regalos que deseábamos. Hice el intento y nunca vi descender a Papá Noel por la chimenea, entre otras cosas porque en mi casa no había chimenea. Pero lo esperé, y él no  llegó ni por el techo ni por ninguna otra parte. Hoy sabemos la verdad de todo.

Con este programa cerramos el año 2011, lleno de historias, momentos, conversaciones y palabras sin decir. Hoy hablaremos de las películas navideñas, un poco enternecidos a razón de saber que estas  imágenes le imprimen a nuestro ser la marca imborrable de los primeros años. Deseando, desde lo más íntimo, que  esta felicidad cinematográfica se traspase a nuestro mundo real, para hacer de nuestras vidas, en este tiempo, la mejor película de navidad. 

0 comentarios: