jueves, 19 de abril de 2012

Con el perdón de los árboles (Reseña)

 Reseña
Con el perdón de los árboles
Víctor Alfonso Moreno-Pineda

El libro, una colección que rodea la veintena de cuentos y una ligera y virginal nota biográfica de los autores y miembros del taller, posee en su variedad, un punto que hace que el lector vaya de página en página, de cuento en cuento, saltando a dimensiones distintas de la vida del hombre.


No sé si éste sea un libro bueno o malo. De hecho, no está entre mis autoatribuidas funciones como reseñista determinar que tan bueno o malo puede ser el libro Con el Perdón de los arboles, colección de cuentos del Taller Literario Raúl Gómez Jattin de Cereté, adscrito a la Red de Talleres Literarios del Ministerio de Cultura (RELATA). Se me antoja una tarea elemental decir este libro es bueno y utilizar una serie de adjetivos de cajón que empezarían con un “preciso”, continuarían con un “exquisito” y terminarían con un “necesario”;  o por el contrario decir este libro es un desastre y lanzarme en una serie de diatribas que no faltará lector alguno que le encuentre sentido. Mi intención la desnudo con una pregunta ¿Es o no importante este libro? Y ahora sí, va mi intento de reseña.
El libro, una colección que rodea la veintena de cuentos y una ligera y virginal nota biográfica de los autores y miembros del taller, posee en su variedad, un punto bueno o malo, aún no lo defino, que hace que el lector vaya de página en página, de cuento en cuento, saltando a dimensiones distintas de la vida del hombre.  Por obligación, ningún arte debe caer en lugares evidentes, habituales, y por lugar entiendo no un espacio físico definido, sino un espacio mental construido, o decontruido, diría Derrida, y allí, aunque no en su totalidad, puede fallar el libro. Por lo demás, algunos cuentos intentan explorar en nuevas posibilidades narrativas, que los hacen dignos de estar fijados en el papel.
Las personas que escriben este texto son en su mayoría jóvenes que apenas se inician en las lides literarias. Con el perdón de los árboles es un libro iniciático, donde se pone a prueba no solo la capacidad por parte de una persona de escribir una historia, sino la posibilidad de que esa persona haga de estas primeras líneas el punto de partida para una obra extensa en la línea del tiempo.
Termino esta parte diciendo que de los veinte cuentos, conservo en la memoria Pícaros, más que por la historia, por la forma en que está construida; El negocio más próspero, por la frialdad con que el escritor nos va llevando hacia el final; Carne violada, por la suavidad en la narrativa que demuestra una voz propia y El fugaz beso del oráculo, cuento que sin mayores pretensiones y con una economía en el lenguaje, logra inquietar al lector.
Ahora sí, es tiempo de contestar mi pregunta: no, no es un libro importante.  Después de leer este libro me quedó un sinsabor, una necesidad, pero me ha pasado lo mismo con libros clásicos y de autores encumbrados. Aunque si lo vemos desde otra perspectiva, la del joven que escribió, tachó, volvió a escribir, corrigió, borró e hizo todo lo posible para que su texto fuera seleccionado, Con el perdón de los árboles es un libro importante, para ellos, digo. Y aclaro, no porque hayan publicado; eso hace años dejó de ser un privilegio y se ha convertido en un apacible vicio, como fumar marihuana o ver películas pornográficas, sino porque lograron mostrar, así a quien hace la reseña no le haya gustado mucho, un pedacito, quizá inicial, quizá definitivo, de lo que pueden dar en la escritura. Es un libro inmaduro, y lo es porque la buena narrativa se logra, en la mayoría de los casos, con el paso de los años.



0 comentarios: