domingo, 27 de octubre de 2013

AUTOR Y LECTOR EN LA LITERATURA ERGÓDICA. EL CASO DEL BLOG ERRATAS.

Logotipo de Wikipedia, La Enciclopedia Libre
Por
Jorge Berdugo Hernández,

Hernán Camilo Cordero
Víctor A. Yerena González

Introducción.
En un ambiente universitario donde se defendía una universidad pública y de calidad, y donde no había espacio ni interés por fomentar el arte y la cultura, por lo menos en ese momento, nace la revista Erratas, creada por un grupo de cinco jóvenes estudiantes de la Universidad de Córdoba,  inclinados por el arte y la escritura. Sin más recursos que con su creatividad, fundaron el Grupo Cultural Cinco Pesos y la revista Erratas, con una primera edición de contenido literario y filosófico en el cual publicaron sus propias creaciones como cuentos, poemas, ensayos, artículos y críticas, con una editorial donde se explicaba el porqué del nombre del Grupo, que no representa nada más que la cantidad de sus miembros y su escaso nivel económico. Esta revista, sin más objetivos que un fomento a la lectura y al arte, fue adquirida, leída y aceptada masivamente en casi toda la universidad, lo que llevó a una segunda edición con más contenido en otros aspectos del arte, pero principalmente en el campo literario.
La revista tuvo una muy buena acogida entre los estudiantes y profesores, así que sus lectores fueron incrementando, querían leer más, pero debido al bajo presupuesto que el grupo tenía para la impresión, pues este trabajo es relativamente costoso, no se podía imprimir más cantidad de páginas. Fue entonces cuando se concibió la idea de crear una versión de la revista Erratas en la web; y es aquí cuando nace errataslarevista.blogspot.com. Se abrieron muchas más posibilidades de publicación y se podía atender directamente, cualquier recomendación, crítica o reclamos de los lectores, aquí se puede, como autores de los textos, interactuar con los que leen este blog y desarrollar, a partir de esto, una mejor comodidad en la lectura de los textos publicados.
Gracias a este medio, la revista Erratas se expandió, dándose a conocer nacional e internacionalmente, introduciéndonos con esto, a la nueva era de la literatura: la literatura por medio digital, un medio donde el lector toma la importancia necesaria para darle sentido a un texto, es por este medio que al lector se le abren todas las posibilidades de una nueva forma de lectura donde se le exige un trabajo extenuante, ubicándolo en el trabajo creativo, al mismo nivel del autor, el cual también tiene una nueva forma de concebir su creación, estructurando su escrito con una cantidad de herramientas que con los textos impresos era impensable. Estas nuevas funcionalidades conforman lo que se conoce como Literatura Ergódica.
Entonces, este artículo pretende demostrar que en el blog errataslarevista.blogspot.com se ven claramente todas las características que ofrece la Literatura Ergódica en cuanto a la importante relación que debe existir entre el autor y lector, basándonos en los conceptos claves de algunas teorías literarias que no dejan de lado esta indispensable relación. El blog de la revista erratas ratifica estos conceptos y se presenta como un ejemplo para comprender la Literatura Ergódica y sus posibilidades. 

1.      El autor y el lector a la luz de algunas teorías.
Es mucho lo que se ha hablado y teorizado sobre el papel desempeñado por el autor y el lector a la hora de la interpretación del texto literario. A través de la historia, distintos teóricos han intentado develar la verdadera función de los agentes del texto; ésta tarea se ha hecho teniendo en cuenta el significado y la interpretación de los mismos. Así, cuando se intentaba dar una definición exacta de la labor del autor y el lector, también se daba una perspectiva de la interpretación semántica y formal del texto.
Las teorías literarias, a nuestro modo de ver, más acertadas, son las que han intentado hacer estrecha la relación entre autor y lector. Sin embargo, hay que aclarar que al iniciar el estudio de estas, los deseos de ver a estos agentes menos aislados, son decepcionantes. El pequeño esbozo histórico que se hará a continuación, mostrará las ideas que el nuevo contexto de la literatura digital ha ratificado y a las cuales les ha otorgado la vigencia que necesitaban para una mejor comprensión al abordar el texto literario.
Las consideraciones de las teorías a tener en cuenta, nacen del afán de exponer los aspectos (autor, texto y lector) que intervienen para dar el sentido a la obra de arte. Por esto, la estética fenomenológica, intentó crear un hilo invisible que cruzara el texto teniendo en un extremo al autor y en el otro al lector como protagonistas. En palabras de ellos, este hilo es la intersubjetividad, concepto que nace para demostrar la relación, soterrada hasta el momento, que existe para vincular las funciones de los agentes del texto en el campo literario. Este concepto, que con Jean Mukarovsky toma el nombre de energía, explica la complicidad que existe con la presencia del texto, porque evidentemente, éste no aparece en una sola forma (tal como lo entendían los formalistas rusos) sino que su sola presencia habla de contexto histórico, contexto social, creador y receptor. Energía intersubjetividad son las fuerzas implícitas que unen los aspectos mencionados para que se conforme el sentido total del texto.
Para los fenomenólogos y la nueva estética estructural de Mukarovsky, el texto tiene dos naturalezas: por un lado el objeto material cuyas formas parecen inamovibles, y por otro lado el texto como sentido, el que se presentará abierto y cuya penetración nos lleva a un mar de significados que se unifican con la presencia indispensable de un lector; así, sus significados variarán con cada nueva lectura que se le haga. Esta última “forma” que asume el texto, es lo que los fenomenólogos llaman concretización y Mukarovsky denomina objeto estético.
En la semiótica se plantea de forma general la naturaleza del texto literario, que es un texto ambiguo y plagado de muchos significados. Esta naturaleza le da otra complejidad a la tarea de interpretar; de hecho, hace de la interpretación un concepto novedoso porque el texto a comprender no tiene un significado único y verdadero, sino que se muestra como un camino cuyo final varía con cada lectura. La noción de texto que nos presenta la semiótica es, utilizando sus términos, la noción de aperturaEn este punto la importancia del rol del lector deja de ser un rumor, convirtiéndose así en una realidad, pues la obra abierta exige al lector un trabajo de resignificación del texto, función que, sin duda, empieza a dar primacía a la labor del receptor. En todo este proceso, el autor no concibe su obra como suya, sino como un hijo que no acepta su descendencia y busca ser engendrado nuevamente. El texto convierte a sus lectores en coautores e incluso, convierte a su autor en coautor.
La teoría de la recepción, por su parte, pone al lector en un papel más extenuante, ya que lo pone a desarrollar una tarea de decodificación semántica. Esta decodificación no se trata de descifrar las ideas o el significado ofrecido por el autor, sino que el lector establece sus criterios de significación basado en varios aspectos individuales como son: contexto geográfico, histórico, cultural, político, religioso, etc. Dicho de otro modo, el lector encuentra significación particular a partir de sus propias concepciones de mundo y su propio contexto social. Esta idea es vista desde una sola perspectiva si pensamos que existe un solo lector, pero como sabemos, un texto pasa por distintas épocas y distintos tipos de lectores, por tanto este proceso sucede de muchas y variables formas y las significaciones son innumerables. Esta forma de ver el texto, pone al lector en la cima del trono y derroca al autor como dueño del mismo; desde este punto de vista, se le da muerte definitiva al autor.
Con la teoría de la recepción, se termina el paneo por las teorías que, a nuestro modo de ver, resumen las perspectivas más importantes sobre la función del autor y el lector. Como se puede ver, la historia ha venido excluyendo al autor como poseedor del único sentido del texto; sin embargo, al hacer esto, también se crea el problema de desligar del proceso interpretativo, la estructura de sentido que ha escogido el autor para desarrollar el texto. A la par con las concepciones que se han venido dando del autor y el lector, se han mostrado, también, nuevas formas de concebir el texto, las cuales apuntan a describir su estructura compleja que sólo puede ser creada bajo la influencia imaginativa de un autor; pues, es él quien decide la selección de las partes que conforman la estructura del texto. Quizás era esto lo que temían olvidar los fenomenólogos y los estructuralistas checos, y por eso intentaron, unos con la intersubjetividadotros con la energíadejar presente la importancia de la relación entre el sentido desarrollado por el autor bajo las estructuras que escogió, y las ideas que ya posee el lector a la hora de desarrollar el proceso de interpretación.
Pero es la hora de contextualizar estas teorías en nuestra época y, sin duda, nuestra época es la de la era digital. En este contexto aparece una nueva forma de escritura y de lectura que manifiesta explícitamente, la relación entre el autor y el lector, y que ha creado una nueva forma de concebir el texto literario. Todo esto, es lo que se ha denominado magistralmente como Literatura Ergódica (E.Aarseth 1997)

2.      El autor y el lector en la literatura ergódica.
La literatura ergódica implica, como su etimología lo sugiere, un trabajo (ergon) por el camino (odos) de la lectura. Este término nace por la necesidad de poder comprender la mecánica de los textos literarios producidos en el medio digital. Esta mecánica es novedosa por dos aspectos principales: en primer lugar, la interactividad que se puede entender como la forma particular de utilizar los elementos que conforman la estructura del texto, así la lectura se plantea como un laberinto en el que, por momentos, se deja el texto principal para aventurarse hacia textos complementarios que pueden ser sonoros, gráficos, etc. Y que permiten la participación activa en la forma estética de dicho texto. Esta actividad hace que la interactividad sea la causa del goce de la literatura ergódica.
En segundo lugar, la fractalidad, que es el atributo que le da orden a la estructura interactiva del texto digital; pero, paradójicamente, ese orden es un caos: el texto contiene variedad de hipervínculos que se pueden ver en su totalidad de forma fragmentada. Esta condición hace que el camino de la lectura tenga elecciones de desvío que no son obligatorias. Fragmentos desligados o no, ya que esto depende de las elecciones del lector, hacen que el texto tenga una estructura flexible, caótica; cuyo orden viene a desembocar en la mente de quien lo aprecia.
Estos dos aspectos que conforman la vitalidad de la literatura ergódica, se desarrollan a partir de la facilidad que tiene el contexto digital para introducir recursos inherentes al texto. Ahora se verá la forma cómo el autor y el lector hacen uso de estos elementos y, de paso reelaboran las concepciones que la historia ha planteado sobre sus quehaceres.
Como se ha dicho, la literatura ergódica  es una confluencia de elementos en aparente desorden, esta condición que se ha llamado fractalidad, se debe a que el texto digital ofrece una gran cantidad de informaciones enlazadas entre sí. Así, en el blog, los componentes gráficos (pinturas, fotografías) y sonoros (programas radiales, música), los hipervínculos, se asocian para dotar al texto de un significado plural. El lector, al encontrarse con esta forma de texto fragmentado, cumple una función más compleja, en la medida en que aborda el texto de una manera no lineal, es decir, a medida que va leyendo el texto principal, se va encontrando con datos alternos que amplían la significación del mismo, a los cuales tiene la libertad de acceder o no.
El concepto clave para que la funcionalidad del lector se presente de esta manera, es el de interactividad ya mencionadopues este concepto supone la estética de los textos digitales. La lectura que se encuentra en este tipo de blogs, se presenta como un juego donde el lector va dando saltos de un referente de información a otro, juego que también se presenta en su forma de comprender, lo que supone un trabajo más complejo de organización e interpretación del texto entendido en comunión con las informaciones alternas. Este tipo de texto con el que se enfrenta el lector cumple con la noción de apertura (término acuñado por la semiótica) ya que su condición fractal no se presenta sólo en cuanto a forma o estructura, sino que también se presenta una fractalidad de significados. Una red de ideas que buscan converger en una lectura laboriosa, en una lectura que requiere más atención de lo normal.
En este proceso, en el que el lector va reorganizando la información o siguiendo el camino de hipervínculos propuesto por el autor para la interpretación del texto, éste se convierte en un coautor o nuevo autor, en la medida en que crea una nueva estructura y por ende, un nuevo significado para el texto, es decir, al leer o no la información propuesta por el autor en los hipervínculos, organiza las ideas conforme a su impresión personal del tema tratado y va reescribiendo el significado en una dirección que lo terminará beneficiando sólo a él.
Por su parte, el autor escoge cuidadosamente los elementos que acompañarán a su texto principal (imágenes, música, enlaces con otros textos, etc.), para direccionar el sentido personal que quiera darle al mismo. Esta nueva forma en la que el autor estructura la creación, se presenta como una dificultad, puesto que la organización de las informaciones alternas corre el riesgo de caer en el “sin sentido”, el riesgo de no ser una organización sino una incoherencia en la que las piezas no encajan de ninguna manera; pero este no es el único problema, también existe la posibilidad de que los elementos escogidos sean innecesarios, lo que hará que la interactividad sea tediosa, que el juego que nos proponen no sea entretenido porque los enlaces nos son útiles.
Esta particular manera de operar del autor, con todos los problemas mencionados que conlleva, le devuelve a este la importancia en la comprensión posterior de un significado posible del texto. La leve conexión que los fenomenólogos y los estructuralistas checos intentaron describir con los conceptos de intersubjetividad y energía respectivamente, adquieren mayor fuerza con la interactividad del blog literario; la literatura ergódica no niega esos preceptos teóricos, sino que los reafirma en la medida en que un texto se entiende como un sistema complejo que puede variar dependiendo de las necesidades de su creador. Entonces, no podemos decir que hay, en este punto, una leve conexión, porque la labor que implica construir el mensaje aboga por el trabajo mancomunado del autor y, subsiguientemente, del lector.
Pero el rol del autor no termina aquí, a diferencia de un autor común, publicar no es la última fase del proceso creativo, sino el principio de una complicidad que va a comenzar con el lector, donde ambos restructurarán el significado de una manera inacabable. La complicidad se hace más eficaz cuando se llega al punto de los comentarios, donde el lector se enfrenta directamente con el autor, en una secuencia conversacional donde el sentido del texto original puede tomar un rumbo diferente. Esta desviación no sólo afectará al mismo lector sino que podrá influir en el sentido y conciencia que del tema tenía previamente el autor. Llegado el proceso creativo a este punto, se puede hablar de, ya no un autor, sino de un lector nuevo.
Como observamos, la metamorfosis que sufren los agentes del texto, hace que se vean en una complicidad que deja en el olvido las concepciones que de ellos se tenía en las distintas teorías literarias, que nos los mostraban enfrentados y aislados.

3.      El caso del blog de la Revista Erratas.
Echemos un vistazo al blog de la Revista Erratas (errataslarevista.blogspot.com) del grupo cultural cinco pesos, para observar los elementos que conforman los conceptos de interactividad y fractalidad; esto, a su vez, nos mostrará cómo el blog se enmarca dentro de la noción general de Literatura Ergódica.

31.Complemento textual.
En la exploración del blog, el lector se encontrará con un segmento literario que identificará con el botón literatura,  donde podrá apreciar cuentos, poemas y artículos. Si entra en cuentos y elije La Tercera Rencarnación, por ejemplo, se dará cuenta de que el escrito tiene una dedicatoria a la que podrá acceder para tener más información al respecto del personaje en cuestión. Si el lector, luego de ver o no esta información, decide seguir leyendo el cuento, se encontrará con una palabra (rencarnación) que lo llevará directamente a otro cuento, el cual está escrito por el personaje al que le fue dedicado el texto principal. A partir de aquí, el lector puede sacar sus propias conclusiones, las cuales han sido producto de una interpretación simultánea a la lectura del texto. Estas conclusiones, así como su interpretación, pueden variar dependiendo del nivel de interactividad que haga el lector si decide o no, leer los hipervínculos.
Por lo anterior,se puede decir que la elección de los hipervínculos por parte del autor tiene una finalidad, un sentido, un significado particular. Digamos, esto hace parte de una intencionalidad narrativa; pero si el lector elije un artículo literario, como la reseña hecha al libro Con El Perdón De Los Árboles, por ejemplo, vemos que la intencionalidad del autor no es narrativa, sino que su propósito es informativo, es decir, si el lector elije la palabra RELATA, esto lo lleva a conocer la Red Nacional de Escritura Creativa, o si elije Raúl Gómez Jattin (nombre del grupo autor del libro) lo llevará a conocer la información al respecto de éste personaje cultural. La intención del autor con complementos de este tipo, es que el texto pueda comprenderse claramente con datos precisos, así pues, de la pertinencia de la información dependerá la utilidad de los hipervínculos.
Además, el lector puede acceder, desde el mismo texto, a una página especial del autor, donde encontrará un escrito en el que se expresa la concepción que éste tiene sobre el arte en general. Este vistazo que puede hacer el lector a los pensamientos íntimos del autor, los puede tomar como antecedentes de las ideas desarrolladas en el texto de su interés, es decir, el lector se puede trasladar  a las causalidades que permitieron el desarrollo creativo de dicho texto.
En conclusión, los complementos textuales tienen varias funcionalidades dependiendo de la intencionalidad del texto. Así, podemos encontrar complementos textuales que funcionan como apoyo informativo y por ende, auxilian al lector en la tarea de apropiarse de conocimientos necesarios para la comprensión del texto. Por otro lado, los complementos textuales pueden convertirse en elementos narrativos que permiten, si se deciden usar, una lectura e interpretación totalmente diferente de la lectura común o lineal. Como una especie de Rayuela que admite distintas formas de abordar el texto, y distintas aventuras semánticas posibles.

3.2.Complementos gráficos.
Contrario a lo que se podría suponer, los elementos gráficos que “acompañan” al texto en su publicación, no son simples “acompañantes”, sino que hace parte el uno del otro en cuanto a expresión significativa. A pesar de que el texto y la pintura se expresan por medios diferentes, pues el texto está construido por grafos o letras que nos llevan a imágenes mentales, y la pintura por imágenes explicitas llenas de color, al momento de su encuentro en la publicación deben propender por llegar a un fin común de significado, pues de no ser así, pasarían de ser cómplices en la construcción de la significación, a ser elementos disuasivos y creadores de confusión.
En esta relación que se crea entre imágenes y textos, la pintura, que se encuentra dentro de un contexto histórico, una cultura y una época particular, cuenta con un gran número de interpretaciones hechas por quienes las han contemplado. De la misma forma sucede con el texto, que al ser leído sin un complemento visual, tendrá sus interpretaciones y significados particulares. La forma como se interpretan ambos (imagen y escrito), es totalmente diferente a la comprensión individual, en el blog pierden este significado para converger en una especie de simbiosis que, lógicamente, hace de la interpretación una labor compleja, pero es este esfuerzo demás el que nos llevará a resultados profundos y verdaderamente significativos.
Todos los textos publicados en este blog, están acompañados por elementos gráficos o imágenes que el autor elige meticulosamente para apoyar su texto, imágenes que generalmente son obras de arte. El lector se enfrenta entonces, a un texto y una imagen que al verlos intentará asociarlos, bien sea antes, durante o después de su lectura. Por ejemplo, si en la misma línea de literatura elige el poema puerto seguro, se encuentra con la obra pictórica Madre e hijo del pintor austríaco Gustav Klimt, donde podrá acceder a la información del autor de la obra en una página alterna al blog. Este elemento gráfico tiene una carga significativa que hace que el lector tenga una imagen mental a priori con respecto a la idea del texto, la importancia de esta imagen  radicaría en la manera en que predisponga al lector para leer el escrito; si se escoge el elemento gráfico inadecuado puede que el lector se sugestione de mala manera y guíe su lectura con conceptos e ideas que nada tienen que ver con lo pretendido por el autor.

3.3.Complementos audiovisuales.
Además del botón literatura, el blog ofrece distintos tópicos para leer; por ejemplo, si el lector entra en el botón Cinéfagos,se encontrará con artículos sobre temas específicos de cine. Estos artículos están acompañados, cada uno, por un complemento sonoro, el cual es una emisión radial del programa Cinéfagos conducido por los creadores y autores de los textos (el grupo cultural cinco pesos). En estas emisiones radiales los autores hablan al respecto de la temática del texto que se está leyendo, de tal manera que el lector literalmente escucha al autor del texto. Este complemento sonoro ofrece las ventajas del discurso oral, en las que el autor tiene la libertad de hablar de un tema haciendo referencia a anécdotas personales, a opiniones de otros autores, y en fin, a inmiscuir consideraciones subjetivas respecto a la temática, lo que permite al lector internarse en los aspectos psicológicos del autor, y relacionarlos y compararlos con las ideas que surgen del texto principal.
En el proceso de creación, el autor elije temas musicales para acompañar al texto, se presentan como opciones para ambientar la lectura, para intensificar los significados y para apoyar la información de los textos. Esto lo podemos comprobar, por ejemplo, en el poema El silencio, el cual usa como epígrafe la letra de una canción del grupo de rock Héroes del silencio, aquí la canción se puede entender como influencia directa en el desarrollo del escrito, la mera ambientación quedaría relegada porque el lector hará uso de la idea de la canción para ligarla al significado del poema.
Otro ejemplo de un uso distinto de esta herramienta, es el artículo cinematográfico la música de los sueños, cuyo tema principal es la banda sonora de la película Inception del director británico Crhistopher Nolan, en este texto el lector podrá tener a la mano los temas principales que conforman la banda sonora (dirigida por Hans Zimmer), así, la función de los elementos auditivos se presentan aquí como refuerzos del texto, es decir, se lee el artículo y a la vez se van escuchando las composiciones musicales para comprobar el análisis que se hace de las mismas.
Todos estos elementos audiovisuales envuelven al texto en una especie de marco interactivo en el que el lector se va desprendiendo del artículo principal, si así lo desea, para apreciarlo de manera activa; en otras palabras, el lector además de leer, escucha y observa otros elementos que son indispensables para la interpretación, comprensión y análisis de lo que está leyendo. Entonces, el texto que contiene este tipo de elementos, se convierte en un “supertexto”, pues ha sido producto de una fusión interactiva donde imágenes y sonidos confluyen para que el lector se introduzca en una aventura sensorial.

3.4. Comentarios y redes sociales.
Igual que los complementos anteriores, es indispensable para un blog una sección de comentarios y un vínculo con las redes sociales. Con respecto a lo primero, la importancia recae en la facilidad que tiene un texto para dejar la sensación de debate en quien lo lee. En textos de estructura tan compleja como es el caso del blog de la Revista Erratas, siempre habrá sembrada, con cada lectura, la semilla de la inquietud. Los comentarios aparecen como la herramienta fundamental para desarrollar esta semilla e insertarla en otros lectores incluyendo, por supuesto, el autor. Los comentarios son la manera directa de entablar un debate y proporcionan las ventajas de este tipo de diálogos. No debe tomarse como error un posible desvío del tema, esto quiere decir que el texto ha superado sus propios límites temáticos, ha despertado otras sensaciones y cuando esto se consigue, el texto sirve como inspiración para escritos posteriores.
Otro aspecto importante de los comentarios, es que autor y lectores se comunican directamente, aquí se puede observar claramente cómo el blog niega la separación de los agentes del texto. Esta comunicación permite aclaraciones por parte del autor, modificaciones del contenido del texto, propuestas grupales respecto a inquietudes sobre el escrito, etc. Un punto que no escapa a esta relación que se propone entre autor y lector, es que se creen relaciones personales que desemboquen en trabajos conjuntos o contactos con otros creadores de blogs parecidos, aquí es donde aparecen las redes sociales que permiten el acercamiento personal, el intercambio de informaciones y alimentan la conexión entre grupos que tienen un interés común nacido de un texto literario.
Con los comentarios y las redes sociales se concretiza la comunicación entre autor y lector; se le da la posibilidad al texto de tener un espacio donde se lo valore, para que las lecturas no parezcan actividades aisladas y olvidadas sino que, por muy malo que parezca el texto, siempre se pueda decir algo sobre él y quede consignada la sensación que dejó. Que si se le va a olvidar, que sea porque verdaderamente no aporta en nada y no porque no tuvo un lugar donde se le pudiera debatir, reflexionar y reconsiderar.

Conclusión.
Al final de todo este recorrido por las teorías y reflexiones acerca del lector y el autor en la interpretación del texto literario, se puede ver que al paso de cada nuevo estudio, el lector se imponía sobre el autor en cuanto a trabajo e importancia en el escrito. Ésta postura, cada vez más acentuada, nos llevó a considerar la obra como un signo abierto a la interpretación que cada lector tuviera de él, interpretación delimitada sólo por el contenido del mismo texto, dejando al autor cada vez más atrás, dejándolo en el olvido.
En este camino de separación entre ambos actantes, hubo previas consideraciones conjeturales sobre posibles medios de vínculo entre el autor y el lector, entre ellas la intersubjetividad mencionada por los fenomenólogos, la doble naturaleza del texto    propuesta por la estética de Mukarovsky, que lo denominaba objeto físico y objeto estético, y el concepto de energía  que intentaba reconciliar al autor con el lector.
Por supuesto, estas reflexiones fueron hechas con relación al libro impreso, por lo que se consideró que el trabajo del autor acababa una vez publicado su texto, de allí en adelante todo lo que se pudiera escribir, pensar o imaginar sobre el trabajo del autor corría por cuenta del lector, quien al final vendría a convertirse en un coautor del texto con cada lectura, dándole un posible nuevo significado. Pero al encontrarnos con el texto digital, vemos que el lector es considerado previamente por el autor en la construcción del esquema del texto y el autor no se queda en la mera publicación, sino que se une al lector en el trabajo de interpretación y recreación del escrito, estas nuevas funcionalidades de los agentes del texto, reconfirman el concepto de intersubjetividad y de energía.
La nueva estructura de los elementos del texto digital, que pasan de la escritura a la pintura y a los elementos audiovisuales, convirtiéndose en una unidad, nos describen a un autor que por medio de estos elementos, intenta ser más claro en cuanto al mensaje propuesto por él. El lector puede o no, ojear los hipervínculos, las pinturas, los videos, etc. y así crear su propio significado del escrito, siendo esto ya no sólo un juego de interpretación propuesto por el autor y ejecutado por el lector, sino un juego que permite variar la estructura estética del texto. Esto es posible gracias a la interactividad y la fractalidad del texto digital, siendo el autor un constante acompañante del mismo, por medio de los comentarios, pasando así de ser un elemento en el pasado del texto, a ser un agente con la misma actividad y trabajo que el lector.



BIBLIOGRAFÍA

- ROVIRA SÁNCHEZ, Amparo. El papel del lector visto por algunos teóricos de la literatura. Facultad de Filosofía, Universidad de Valencia España. http://cdigital.uv.mx/bitstream/123456789/6393/1/199024P129.pdf

OROZCO VERA, María Jesús. Literatura y desarrollo tecnológico: un encuentro significativo. Mundo Posible. Literatura y comunicación. Enseñanza Número Dos. Junio de 2006.http://www.hum550.net/revista

KOSKIMAA, Raine. El Reto Del Cibertexto: enseñar literatura en el mundo digital. UOC Papers. Revista sobre la sociedad del conocimiento, marzo, número 004. UniversitatOberta de Catalunya, España.http://www.uoc.edu/uocpapers/4/dt/esp/koskimaa.pdf

- CORTÉS HERNÁNDEZ, Santiago. El Blog Como Un Tipo De Literatura Popular: problemas y prospectivas para el estudio de un género electrónico. Culturas Populares. Revista Electrónica Número Tres (septiembre- diciembre  de 2006) http://www.culturaspopulares.org/textos3/articulos/cortes.pdf

-   AARSETH, Espen J. Cibertexto: perspectivas sobre la literatura Ergódica. The Johns Hopkins University Press, 1997.



0 comentarios: